El #8M – Texto de Roy Galán

roy

El #8M no es un día para que los hombres te feliciten nada.

Es un día de reconocimiento mutuo entre las mujeres.

Por ser mujeres.

Hoy, las únicas flores posibles, son un ramo de pensamientos.

Es un día para dedicar un pensamiento a las mujeres que murieron en un incendio en una fábrica reclamando sus derechos laborales.

Es un día para dedicar un pensamiento a las gallegas hermanas Touza que salvaron la vida ocultando a 500 judíos durante la II Guerra Mundial.

Es un día para dedicar un pensamiento a Frida a su dolor físico y a su dolor por amor, porque qué haríamos sin lo absurdo y lo fugaz.

Es un día para dedicar un pensamiento a las abuelas que se dejaron las rodillas fregando escaleras para no tener nada ni una simple cuenta bancaria a su nombre ni un cadáver al que visitar.

Es un día para dedicar un pensamiento a las madres que se quitaron la vida de la boca para dárnosla a nosotras.

Es un día para dedicar un pensamiento a las hermanas que odiaron sus cuerpos hasta casi hacerlos desaparecer, que soportaron un en línea sin respuesta, que tuvieron que tirar de imaginación para descifrar los silencios.

Es un día para dedicar un pensamiento a las hijas que habitarán el planeta cuando nosotras ya no estemos.

Pero también es un día para pensar en todas esas chicas que pasaron solo una vez como el cometa Catalina por nuestras vidas.

Todas esas Catalinas.

Que nos dieron un consejo a gritos en un baño o nos preguntaron si estábamos bien.

Que tenían las mismas ganas de enamorarse y el mismo dolor de pies o de ovarios o las mismas ganas de bailar o el mismo miedo a que nos dejaran que nosotras.

Espero que estéis bien.

Porque fuera de ese baño la vida fue tan jodida.

Espero que volvierais a casa sin que un hombre os persiguiera.

Espero que al volver vuestro novio celoso no os soltara un guantazo.

Espero que si quisisteis abortar no tuvierais que hacerlo solas.

Espero que si tuvisteis hijos nadie os llamara malas madres.

Espero que se preocuparan porque tuvierais orgasmos.

Espero que si enloquecisteis no os trataran como enfermas mentales.

Espero que si contrajisteis aquella enfermedad no os hicieran sentir mal.

Espero que os pagaran lo merecido.

Espero que no os llamaran putas ni zorras por vuestra ropa o por ejercer vuestro derecho al placer.

Espero que no os hayan asesinado.

Hoy es un día para celebrar que seguimos vivas.

Para reivindicar nuestro derecho a ser y estar.

Para frenar lo injusto gracias al feminismo.

Para parar el mundo juntas.

Para encontrarnos de nuevo.

Con todas aquellas mujeres a las que echamos de menos.

Texto tomado de la página de Roy Galán 

A veces necesitas… Texto de Roy Galán

tocar

A veces necesitas que te toquen para sentir que no has desaparecido.

Que sigues aquí.

Que alguien trace tu cuerpo decreciente con las yemas de los dedos.

Que reafirme tu existencia con su presión.

A veces estaría bien que alguien barriera todo lo que no has sido.

Todo aquello que se quedó en un simple intento.

Que se encuentra esparcido detrás de tus muelas.

O en algún anillo de Saturno.

A veces es necesario que alguien te abrace hasta que el terremoto de lo miserable se detenga.

Y que en las réplicas te abrace.

Porque todos los abrazos son fotos.

Del así eras.

A veces rezo en braille.

Y signo mi espacio.

Bailando.

Para que puedas encontrarme.

Cuando tú seas un búho.

Y yo el palo de una fregona.

A veces necesitas que te inventen un pasado.

Que te cambien las palabras que sueles usar para explicar lo que te pasó.

Irse. Gritar. Nunca. Dolor.

Por otras.

Sol. Chocolate. Orgasmo. Chenoa.

A veces, cuando hablo contigo.

Lo siento todo a la vez.

Como si las orillas de Cádiz fueran lianas selváticas.

Y tu espalda una civilización tres veces extinguida.

A veces, cuando me siento muy comprendido.

Todo se superpone.

Y soy como un brillito que cabe en la palma de tu mano.

Mientras escucho ruidos de vida.

Entonces.

Me digo.

Que ha sido alucinante.

Que ha sido suficiente.

Y bastante.

Que hubo mucha mierda y mucho amor.

Y que ya desvanecerse.

No será perder

Texto tomado de la página de Roy Galán 

No necesitan ser protegidos – Texto de Roy Galán

grafica-pepe-varela-varela

 
Las mujeres,

los negros,

los homosexuales,

las gordas,

los transexuales,

los drogadictos, 


los gitanos, 


las musulmanas, 


los bipolares, 


las putas, 


los animales, 


los pobres 




el medio ambiente.


No necesitan ser protegidos.

Necesitan que el resto deje de declararles la guerra.

Que les dejen en paz.

Eso es lo que necesitan.

Hasta ese momento aquí estamos, algunos y algunas, recordando todas y cada una de las veces en que la dignidad fue menoscabada.

Para no volver a repetirlo.

Para hacerlo mejor.

Para que algo cicatrice.

Hasta ese momento aquí estamos, algunas y algunos, manteniendo el cuidado.

Conservando este consuelo, el afecto y la ternura.

Para otros y otras que lo tuvieron mucho más difícil.

Porque la vida debería ser el mismo puto milagro para todos y cada uno de los habitantes de este planeta.

Porque no podemos joderles esta oportunidad de amar, de ser y de estar al resto.

Porque no somos nadie para hacerlo.

No se trata de ser bueno o malo.

Esto no tiene nada que ver con la moral.

Tiene que ver con que si somos capaces de procurar una existencia peor al resto.

Somos unos miserables.

Y no merecemos este regalo.

Ni esta respiración.

Texto tomado de la página de Roy Galán 

Gráfica Pepe Varela –  @Varela

La cultura del odio. Texto de Roy Galán

15873034_1138619349588966_8631893320998705594_n

 

Vida – Charles Chaplin

” ¡Vive!

Ya perdoné errores casi imperdonables.

Trate de sustituir personas insustituibles,

De olvidar personas inolvidables.

Ya hice cosas por impulso.

Ya me decepcioné con algunas personas,

Más también yo decepcioné a alguien.

Ya abracé para proteger.

Ya me  reí cuando no podía.

Ya hice amigos eternos.

Ya amé y fui amado pero también fui rechazado.

Ya fui amado y no supe amar.

Ya grité y salté de felicidad.

Ya viví de amor e hice juramentos eternos,

Pero también los he roto y muchos.

Ya lloré escuchando música y viendo fotos.

Ya llamé sólo para escuchar una voz.

Ya me enamoré por una sonrisa.

Ya pensé que iba a morir de tanta nostalgia y…

Tuve miedo de perder a alguien especial

Y terminé perdiéndolo

¡Pero sobreviví!

¡Y todavía vivo!

No paso por la vida

Y tú tampoco deberías sólo pasar… ¡Vive!

Bueno es ir a la lucha con determinación

Abrazar la vida y vivir con pasión.

Perder con clase y vencer con osadía,

Porque el mundo pertenece a quien se atreve

Y la vida es mucho más para ser insignificante.”

Charles Spencer Chaplin. Actor, escritor, director, productor y compositor británico (Londres, 16 de abril de 1889 – Corsier-sur-Vevey, Suiza, 25 de diciembre de 1977). Considerado uno de los grandes genios de la historia del cine y la figura más representativa del cine mudo.

Felices Fiestas a todos!!!

feliz-navidad-twinkle

Lo Que Nos Une

Lo Que Nos Une

No sin mis Emes

No tiene cuerdas ni lazos ni deja señales molestas. No es reja ni es candado ni cerradura con llave maestra ni funciona bajo amenaza. Y no se busca, te encuentra. Tampoco hace daño ni tira ni encierra o te ancla. No escuece, no impide ni corta ni te araña.
Lo que nos une libera, enseña, da alas, te hace creer, te alegra, te agranda. Cumple tus sueños, los crea nuevos, te hace más fuerte, te sonríe, te calma.

Te hace esperar y tener, poder huir y quedarte. Poder deshacer maletas sabiendo que no hay fechas para entrar o salir ni obligación para estar. Que nadie te va a pedir más de lo que puedes dar.
Lo que nos une es lo real porque no puede ser controlado. Nos mantiene juntos sin querer, sin saber cómo ni hasta cuándo.

Lo que nos une es pura magia sin truco, sin pega, dobles…

Ver la entrada original 31 palabras más

Si no leemos, no sabemos escribir, y si no sabemos escribir, no sabemos pensar – Cultura Inquieta

Si no leemos, no sabemos escribir, y si no sabemos escribir, no sabemos pensar

Origen: Si no leemos, no sabemos escribir, y si no sabemos escribir, no sabemos pensar – Cultura Inquieta

El mar de Reinaldo. Texto de Roy Galán

 

 15252624_1097333497050885_7967453318123888925_o

El mar de Reinaldo.

Para llegar a una isla es necesario hacer un viaje.

A no ser que hayas nacido en una.

Entonces, el viaje, ha de hacerse si quieres salir de ella.

Reinaldo Arenas sabía de las fronteras de las orillas.

Pero solo hace falta leerlo un poco para saber que también creía que el horizonte iba por dentro.

Reinaldo era un niño que esperaba que la vida, y las gentes que la pueblan, le tratasen bien.

Con esa esperanza tan linda que tienen los poetas y los magos.

De que el mundo tiene que ser de otra manera.

Porque es imposible que todo duela tanto.

Que no haya comprensión.

Reinaldo padeció de esas sensibilidades frágiles como venas de niños recién nacidos que se rompen con facilidad.

Y cuando se te rompen todas las venas, te vuelves hematoma.

Y te miras al espejo y solo ves una gran mancha púrpura.

Cuando no es la herida en el cuerpo, sino el cuerpo toda la herida.

A Reinaldo el confín de su patria le hizo añicos.

Buscó tal vez el afecto en la compulsión sexual.

Imagino su cuerpo pegado al de su madre una noche húmeda.

Le imagino intentando recuperar toda esa ternura en el malecón.

Siendo escupido, robado, apaleado una y otra vez.

Siendo vaciado y llenado como émbolo de carne con fluidos.

Reinaldo buscó el abrazo en las palabras.

Y ni siquiera eso le dejaron.

Porque las gentes que pueblan la vida suelen golpear lo ingenuo para transformarlo en rabia.

Para que un árbol crezca torcido en la Revolución solo hace falta pegarle una patada cuando está creciendo.

Degenerados.

Basura.

Había otras cuestiones más importantes que tratar que la de los maricones.

A ellos les tocaría ser apartados de las raíces.

Encerrados detrás de las vallas con el tronco pintado al fondo.

O lejos con el recuerdo perenne de las hojas.

Reinaldo huyó de la isla como huye un hijo de su padre maltratador.

Exiliado y enfermo.

Reinaldo, transido por la muerte.

Cavando sus frases.

Una a una.

Y sin poder echar tierra por encima.

¿Cómo vivir cuando la prisión es no poder regresar a la celda?

A ese pedazo separado del continente que tanto quiso y que tan espantosamente le trató.

Y es que es terrible amar aquello que te odia.

Es una condena no entender.

No saber.

La duda del desamor.

Reinaldo supo que lo mejor es aquello que dejamos.

Precisamente porque nos marchamos.

Reinaldo soñó con sus cenizas y por eso le prendió fuego a su futuro ingiriendo química.

Y deseó que el polvo de su polvo fuera arrojado al mar.

Para que algún adolescente pudiera zambullirse en él.

Ay, Reinaldo.

Somos tantos y tantas los que nos hemos bañado en ti.

Todo este tiempo desde que ya no estás.

Que rompe una ola.

Ay, Reinaldo.

Si supieras lo que te queremos.

Toda esa marea que nos dejaste.

Llamada libertad.