El sexo en la naturaleza


 

¿Sabía que los fásmidos de Florida se quedan cinco meses pegados a las hembras después copular y que las relaciones sexuales de los conejos duran menos de un minuto? Son cosas que se pueden descubrir en la exposición “Bestias del sexo” en París, dedicada a la reproducción y la seducción en el reino animal. La muestra ya estuvo en otras ciudades, como Londres. (Foto: Sexual Nature / Museo de Historia Natural de Londres)

En el reino animal les toca a los machos seducir a las hembras. Por eso, explican los científicos, los cuerpos de los machos suelen ser más coloridos. El argo real de la foto tiene un plumaje muy llamativo. Según el naturalista Charles Darwin, sólo sirven para el cortejo. Cuanto más bellas las plumas, más posibilidades tiene de conseguir una pareja. (Foto: eppdCSI / Arnaud Robin)

El objetivo de todos es la reproducción. Para lograrla, los machos de muchas especies están dispuestos a llegar a una lucha física. Algunos tienen armas poderosas, como los cuernos de los ciervos. El vencido puede perderlo todo, hasta la vida. (Foto: eppdCSI / Arnaud Robin)

Después de tener relaciones sexuales, algunos animales quieren asegurarse de que van a ser los únicos en copular. El esperma del erizo, por ejemplo, forma una tapa natural en la vagina de la hembra para evitar que otros machos puedan acercarse demasiado a ella. Así, tiene más posibilidades de tener crías. (Foto: eppdCSI / Arnaud Robin)

Durante el acto sexual, los músculos de la zorra roja se contraen e inmovilizan el pene del macho durante más de una hora. Por ello, ambos se quedan pegados y aguardan en la posición que se ve en esta foto. (Foto: Sexual Nature / Museo de Historia Natural de Londres)

La homosexualidad se ha observado en unas 450 especies del mundo animal. Los bonobos se aparean muy a menudo, sin fijarse en la edad o el sexo de sus compañeros de juego. Los científicos piensan que la actividad sexual tiene un efecto tranquilizador en su sociedad, que tiene un nivel de agresividad muy bajo. (Foto: eppdCSI / Arnaud Robin)

Hay prácticas de los animales que nos pueden sorprender y algunas incluso son penalizadas en nuestra sociedad, como el sexo forzado. La culebra rayada ahoga a las hembras para obligarlas a copular. (Foto: Sexual Nature / Museo de Historia Natural de Londres)

Pocos animales son monógamos. Y muchas veces, si lo son, es porque no tienen la oportunidad de engañar a su pareja, por ejemplo, porque viven muy lejos de los otros ejemplares de su especie. Es el caso de la mayoría de los pájaros. (Foto: eppdCSI / Arnaud Robin)

Hacer regalos es común entre los animales, muchas veces alimentos. Y entre los seres humanos también. Algunos estudios sostienen que hombres y mujeres buscan parejas con recursos. Si así fuera, nos pareceríamos a los animales más de lo que pensamos. (Foto: eppdCSI / Arnaud Robin)

La muestra “Bestias del sexo” puede visitarse en el Palais de la Découverte de París hasta el 25 de agosto 2013. (Foto: eppdCSI / Arnaud Robin)

Fuente: BBC Mundo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s